viernes, 10 de junio de 2011

Fénix

Hace bastante tiempo de esto, apenas tenía 15 cuando mi aspecto ya me era infiel en el espejo.
Y la niña greñuda y distraida, cambió a ser una histérica y con ilusiones.
Sabemos que las obsesiones son las rivales más difíciles. Sobretodo si se pretende ser bonita al espejo del mundo. Sola inicié un camino al Rigor Ortodoxo de la imagen. Viví mi sueño, pero el miedo a la muerte fue el acaboce de mi reinado.

He vuelto casi 10 años después, no con ilusiones, sino con realidades y sin cotidianidad.
No es un querido diario, sólo es un féretro de mis días, al rededor de los 80 mundos.

Y como el Fénix, nací de las cenizas.

2 comentarios:

puta anorexia. dijo...

encantada de conocerte

Danielle dijo...

"como fénix, nací de las cenizas".
Gracias por la frase de Hesse, me diste en el gusto, me fascina ese libro.

Laura Makabresku

Laura Makabresku