domingo, 19 de junio de 2011

De viaje y otros traumas

Recién llegué de una escuela de verano en UNAM, esta escuela fue sobre Astrobiología. Es un área multidisiplinaria que busca aportar respuestas acerca del origen, evolución y distribución de la vida.

Fue divertido llegar a una ciudad amada y sentirme libre. Conozco el D. F. de toda la vida, pero esta vez me sentí como nueva. Había días que empezaban ligeramente amarillos con destellos azules y matices verdes, con árboles amigables en los senderos de CU. Lo que sucede es que soy una adicta a los amaneceres y al sol deslumbrante de las 8am, que es ligero y fresco.

Sabía que sería fácil mantener mi dieta aquí, había intermedios entre clases con galletas y café que ofrecía la escuela, pero la fuerza de voluntad me ayudo bastante. Había tanto por fotografiar, leer y conocer que comer. Agua al por mayor y la ensalada que ofrecían en las comidas fueron mis compañeras, ¡Bendita sea la libertad! La tía con la que me hospede, sencillamente respetó mis "No, gracias" ya comí. Aunque debo confesar que no me pude contener el último día a un vasito de leche Santa Clara (Dioses, que ricura) casi helada, la cual bebí tan lentamente y sentada al sol de la ventana viendo amanecer,  fue como mi premio de llegar a casa durante 5 días intacta de galletas, pan y postres de la escuela, solo esa deliciosa ensalada con una variedad hermosa de lechugas y un aderezo de limón con jitomates cambray (OMG). Me hubiese gustado caminar hasta la estación del metro pero realmente era muy enredoso el sendero. Llegando a la facultad de ciencias  siempre le daba 5 vueltas al instituto y vaya que era grande, llegaba a clase con bastante energía. En fin, me la pasé de lujo conociendo mi otra universidad.

Ayer, revisando la bitácora de mi comportamiento durante la semana, visité a la Señora B (báscula), debo admitir que al pararme frente a ella, me siento una vaca lonjuda. Pero, no me trató tan mal... ¡¡pesé 53.200 kg!! jajaja Pudo a ver sido más o  peor, pero me alegró un poco. Sólo por eso hoy me puse mis Jeans más ajustados para ir a la orquesta. No hay que bajar la guardia, aún me faltan 3.200 kg para llegar a mi meta, ya después veré si me animo a los 48 kg (maravilloso sería). Por ahora le propuse a noviesito salir a correr en las mañanas a lo que el gustoso aceptó. Espero llegar a la meta antes de las vacaciones.

Y por fin encontrarme con mi verdadero reflejo.





2 comentarios:

MDMA dijo...

woooow, eso es vida. ♥
te falta tan poco *-* vas a llegar!
beso grande♥

Lemon paz dijo...

yo quiero esa libertad, para eso, me quedan como dos putos años :(!
te envidio (de la buena manera jajaja (L))

Laura Makabresku

Laura Makabresku